viernes, 1 de marzo de 2013

Dulce amado mío




Comprendo que acabaré siendo un pequeño oasis en tus labios, donde beberás a sorbos la pasión interna que me hace tuya y se deshila entre tus dedos, como madejas de sentidos atrevidos, que se enredan en tu vientre y bajan como el eco de la noche a reposar el alma sobre el eco de tu luna, destilando mirra…aquí en mi boca!

Eileen

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que la palabra escrita...se grabe en tu pecho...y tu recuerdo en mi memoria...

Música del cielo